Noticias

Cardiosafe salva 22 vidas

El Servicio Integral de Cardioprotección Cardiosafe ya ha salvado 22 vidas. La última, un hombre de 66 años que sufrió un paro cardíaco en la calle en Sant Vicenç dels Horts. Agentes de la policía local lograron reanimarlo con el desfibrilador hasta que llegaron los servicios de emergencias, que lo trasladaron al hospital más cercano.

3.500 muertes al año en Cataluña
Cada año pierden la vida 3.500 personas por muerte súbita en Cataluña, una cifra que sube hasta 40.000 en España y hasta 400.000 en toda Europa. Son diez veces más que los muertos en accidente de tráfico. Según varios estudios médicos, un 85% de estas defunciones podrían evitarse si fueran atendidas rápidamente con desfibriladores. De hecho en muchos países europeos y americanos es obligatorio desde hace años que los establecimientos tengan estos aparatos electrónicos que monitorizan el ritmo cardíaco y, cuando es necesario, liberan una descarga eléctrica. El mismo desfibrilador hace la descarga eléctrica adecuada en función de la edad del paciente y son fáciles de utilizar y a prueba de errores.